«Compartimos los conflictos con quien compartimos la vida»

Comienzo este artículo haciendo un pequeño guiño al anuncio de Navidad de este año de Loterías y Apuestas del Estado, «compartimos los conflictos con quien compartimos la vida». Es una historia que pone el foco en los valores humanos, de lo colectivo ante lo individual y del sentido de comunidad, es una llamada para despertar y recordar “la capacidad de compartir juntos”.
Compartir, implica comunicarnos y esa comunicación se basa en un intercambio de opiniones, de ideas, valores y creencias que no siempre coinciden y no siempre son bien interpretadas por los demás. Sobre todo, porque tenemos unas necesidades que a veces no sabemos transmitir. Y esto genera malentendidos o interpretaciones erróneas que conducen al conflicto. El conflicto es inherente a la vida en sociedad y a las relaciones sociales. Por lo tanto,

Compartimos los conflictos con quien compartimos la vida familiar. 

Y dependiendo del tipo de vínculo familiar existen problemas de hermanos, de padres e hijos, de matrimonio o de pareja o incluso con familiares externos (tíos, abuelos, primos). En otras palabras, estos conflictos con un vínculo afectivo en juego, pondrán a prueba; la paciencia, la inteligencia emocional y el asertividad.

Compartimos los conflictos con quien compartimos la vida vecinal. 

La vida en comunidad lleva implícita la acción de compartir espacios, el sentimiento de pertenencia a un espacio común, el respeto social y la participación. Este convivir junto genera roces entre vecinas y vecinos, por ejemplo; molestias por ruidos, música alta, quejas de vecinos por fiestas y botellones en la calle.

Estos conflictos se producen en una sociedad cada vez más liquida, más cambiante, más individualista. En este escenario, se pondrán en valor actitudes y habilidades de comunicación que fomenten la convivencia pacífica entre las personas, el respeto a las diferencias, así como potenciará el diálogo. Se apelará al verdadero sentido comunitario.

Compartimos los conflictos con quien compartimos la vida en la empresa.

Las personas en su entorno de trabajo tienden a vivir los conflictos como una crisis, intentando conseguir su solución rápida, y es ahí donde se confunde las causas que los provocan y el sentimiento que se tiene acerca del conflicto, sin buscar el problema real.

“Todo el mundo sabe lo difícil que es enfrentar un problema sin que surjan malentendidos entre las personas, sin que ellas se disgusten o pierdan su sensatez o ecuanimidad, y sin que se tomen las cosas como ofensas personales” Fisher (1993).

Existe una tendencia generalizada a pensar que los conflictos en las empresas son algo negativo, pero no tiene por qué ser así. El conflicto aflora una oportunidad hacia un cambio necesario, despierta la innovación, y mejora del rendimiento. La estrategia es valorar cual es la percepción de bienestar, ya que tiene repercusiones directas en el sentido de pertenencia. Favorece la responsabilidad y el compromiso del personal de la organización, aumentando la rentabilidad y productividad.

La estrategia del abordaje del conflicto en las organizaciones, pasa por aprovechar el impulso que este cambio ocasiona, y obtener espacios de mejora socioeconómicos sustentables.

En mediación se trabaja duro con el problema y suave con las personas. Acompañamos a las personas a escucharse y a escuchar a los demás, a pensar en el beneficio mutuo a la hora de tomar decisiones, a trabajar en la generación de alternativas, que faciliten la construcción de acuerdos ecológicos y frugales. 

Acuerdos estables, satisfactorios y sostenibles. Facilitamos la comunicación entre las personas que comparten la vida en familia, con su comunidad de vecinos, con la ciudadanía de sus municipios y ciudades. Y sobre todo, que comparten muchas horas de su vida en oficinas, fábricas y empresas.

Se acerca la Navidad y es un buen momento para empezar a entrenar estas pequeñas estrategias, que nos permitan disfrutar de esos momentos de encuentro con familiares, amigos, amigas y compañeros y compañeras con quienes compartimos la vida.

Artículos relacionados

La tecnología del conflicto.

La tecnología del conflicto es una propuesta o más bien se podría decir una apuesta que lanzamos para dar a conocer la riqueza y trasversalidad de la relación que existe entre el conflicto y las numerosas herramientas que podemos utilizar para realizar una gestión del mismo de una manera eficiente. 

Nos ponemos en contacto con las partes.

2

Envío dossier Sesión Informativa técnica y jurídica.

3

Acta final de mediación.

4

Sesiones online de Mediación

5

6

Envío enlace a la Sesión Inicial Constitutiva.