New Years eve. Minutes to midnight on an old pocket watch

El secreto para conseguir el “Año nuevo y Vida nueva” que tanto deseas.

El 80% de las personas fracasan en sus propósitos de año nuevo.


El 80% de las personas que hacen propósitos de año nuevo fracasan a principios de febrero. Con este post te queremos dar las claves para que seas uno del grupo del 12% de personas que consigue sus objetivos en 2021. (estudio del psicólogo británico Richard Wiseman de la Universidad de Hertfordshire, http://www.richardwiseman.com/quirkology/new/USA/Experiment_resolution.shtml)

La sabiduría del refranero español nos dice por esta época del año: “Año nuevo, vida nueva”. Este es un dicho popular que significa que con todo inicio de ciclo se abren nuevas oportunidades. Se usa, típicamente, entre la Nochevieja y el Año Nuevo, como saludo de bienvenida al nuevo año. Aunque también es común que lo utilicemos cuando se acerca nuestro cumpleaños, al fin y al cabo, estamos cerrando también un ciclo.


La vida está marcada por ciclos. Cuando nos disponemos a entrar en uno nuevo nos inunda un cierto espíritu optimista donde queremos dejar atrás la tristeza, las decepciones acumuladas y los malos momentos. Nos disponemos ante el año nuevo con la ilusión de poder hacer realidad deseos importantes, sueños personales y objetivos que nos hagan sentir más felices.


Este año ha sido un año marcado por la crisis sanitaria, económica y social que ha ocasionado el CVID-19. Los conflictos vecinales han aumentado un 60%, las demandas de divorcio se han disparado y las empresas están haciendo frente a muchas dificultades. Este año, más que nunca, retoma más importancia la elección de los nuevos propósitos para el año 2021, y sobre todo el diseño de la estrategia para alcanzarlos.


Te invito a que lleves a la práctica estas claves para conseguir “año nuevo, vida nueva”, es el secreto para conseguir entrar en el grupo reducido de los que SI alcanzan los objetivos de la lista de los propósitos para el año nuevo.

Los 3 secretos clave para conseguir “año nuevo, vida nueva”

  1. El silencio nunca soluciona los conflictos.

Muchas veces deseamos hacer “borrón y cuenta nueva”, y para ello siempre tenemos cerca a alguien que nos invita a “enterrar el tema”, “guardar silencio”, “ hacer como que no pasó lo que pasó”. Pues bien, la primera regla es que el silencio nunca soluciona los conflictos, de hecho, lo transforma en conflictos latentes, que de una u otra manera, saldrán a la luz en forma de problemas.

En ámbitos más privados, cómo en la familia, este silencio viene acompañado de un coste emocional muy elevado y que suele sostenerse a lo largo de mucho tiempo causando incluso efectos en la salud. Si nos fijamos en ámbitos más profesionales, como puede ocurrir en una organización, estos costes emocionales suelen repercutir en la salud de los equipos aumentando el absentismo de la plantilla. Lo anterior proporcionará altos costes económicos debidos a la bajada de rendimiento o perdida de oportunidades de negocio.


Los conflictos son una oportunidad para crecer, para mejorar, para sacar a la luz una situación que está restando por otra parte. Estamos acostumbrados a callar por no empeorar la situación. En realidad el efecto que conseguimos con este silencio es el contrario al que perseguimos. Al final, el conflicto latente explota y se convierte en un problema que nos sobrepasa. Ante tal saturación solemos acudir a la justicia para que nos lo solucione perdiendo la oportunidad de beneficiarse de otras formas más eficientes de solucionar conflictos. Sentimos que somos incapaces de encontrar una solución al problema y preferimos confiar en un tercero para que se encargue, aunque con ello renunciemos a ser responsables y protagonistas de nuestro futuro inmediato.


Acudiendo al sistema judicial tradicional, alargamos los tiempos del conflicto, aumentando el coste económico a la vez que la escalada de la tensión y coste emocional.

No te cayes, habla del conflicto y si crees que no puedes en este momento confía en un profesional neutral que facilite ese diálogo que tanto necesitas, cuenta con un mediador o mediadora.

2. Proponte objetivos significativos y ecológicos para ti y para los que te rodean.

Claro que queremos todos tener un cuerpo más esvelto, cuidar más la dieta, salir de la rutina y conocer sitios nuevos, gente nueva, aprender un idioma nuevo, fijarse objetivos más ambiciosos… la cuestión que marca la diferencia es: ¿Hasta que punto estamos comprometidos o involucrados con este propósito?


Prepárate un café o un té calentito, siéntate ante esa lista de propósitos y hazte esta pregunta. ¿Para qué quiero…? ¡¡¡Ojo!!! Si te encuentras contestando algo tipo: “porque no quiero… porque estoy harta…porque ya no aguanto más”, no sirve. Vuelve a preguntarte “para qué”. No es lo mismo decir que te quieres ir del trabajo porque no soportas a tu jefe, que porque quieres sentirte libre y desarrollar algo que en el trabajo que estás no puedes hacerlo.

La respuesta ha de ser en positivo. Para que la motivación no desfallezca y te acompañe en la consecución de tu propósito, el beneficio que estás teniendo de “aguantar a tu jefe” lo has de mantener en tu nueva estrategia. No empieces a quejarte, aún teniendo ese jefe que tanto te agobia estás obteniendo algún beneficio. Este puede ser: la facilidad de la rutina, poca responsabilidad ante tus decisiones, la seguridad de lo conocido o estabilidad económica, etc. Esto mismo es aplicable a conflictos en el matrimonio, con hijos, con los vecinos… Descubre que es lo que te aporta esa situación que deseas cambiar y diseña una nueva estrategia que mantenga el beneficio y elimine la incomodidad que tienes ahora que causa el conflicto. Esto en mediación lo llamamos diferenciar los intereses de las posiciones.

Los intereses, en cuanto que protegen necesidades son innegociables, mientras que las posiciones en un conflicto son las estrategias que se han elegido para salvaguardar dichos intereses. Cuando el conflicto se transforma en un problema sabemos que la estrategia elegida no es efectiva para llegar a un acuerdo.


Una vez que ya tengas el “para qué”, visualízate en el futuro cómo que ya lo has conseguido, y contesta a esta pregunta: ¿Cómo afectará este logro a tu vida?, ¿Cómo afectará este cambio a las personas más cercanas que te rodean?, ¿De qué modo se verán afectadas las relaciones con esas personas?


La sociedad es un ecosistema, donde las personas, comunidades y organismos interactuamos, de forma permanente y continua, con todos los demás elementos que componen nuestro entorno.

Un propósito, acuerdo o decisión ecológica es aquella que tiene en cuenta a todas las partes que se encuentran afectadas, así como las variaciones que sufrirán sus relaciones personales y sociales.

El profesional que acompaña en una mediación es el responsable de asegurarse que esos acuerdos tomados son ecológicos para ambas partes, ya que depende de esto que el acuerdo se materialice y sea sostenible en el tiempo. Si se consigue un acuerdo sostenible las partes tendrán el “año nuevo y vida nueva” que tanto desean.


La importancia de tener en cuenta la ecología del propósito es exponencial, ya sea para bien o para mal. Está comprobado que inconscientemente harás lo que esté en tu mano para lograr su consecución o eliminar cualquier oportunidad que tengas para conseguirlo. El problema es que si no lo consigues posiblemente te martirices porque te hagas responsable de tu falta de voluntad. Conseguirás, tu solito o solita, incrementar el estrés y ansiedad. Te sentirás cada vez peor y terminarás matando la poca motivación que puedas tener para seguir intentándolo. Pondrás el cartel de “es imposible” y con ello te aseguras que no buscarás otras estrategias para alcanzar tu meta.

3. Realizar un plan de acción SMART.
Esta es la tercera clave secreta que ya la llevan utilizando hace mucho tiempo en las empresas. Es habitual que empresas punteras apuesten por el alto rendimiento y el bienestar de sus empleados. Es por ello que invierten en procesos para conseguir equipos ágiles dentro de la organización. Las empresas son las primeras que han podido cuantificar la importancia que tiene el “Qué” y el “Cómo” en cuanto de objetivos se trata.


Esta forma de trabajar también forma parte de las responsabilidades que el profesional de la mediación. La calidad de un procedimiento de mediación se mide por su eficiencia. En una mediación las decisiones son únicamente tomadas por las personas que quieren resolver el conflicto. No obstante, la persona mediadora ha de velar por que el acuerdo sea beneficioso para ambas y que estén plenamente comprometidas para que dicho acuerdo sea ejecutable y mantenido en el tiempo.


Bueno, pues ahora que ya sabes “para qué” quieres invertir esfuerzos en conseguir esos propósitos del año nuevo, es imprescindible trazar un buen plan. Vamos a ser profesionales y vamos a liderar nuestro año 2021. Olvídate de listas tipo “de la compra”: perder peso, no enfadarme, ganar más dinero, aprender inglés, cambiar de trabajo o salvar mi negocio…
No, esto son buenas intenciones, nada que ver con estrategias para conseguir los propósitos para el año nuevo. Toma nota del secreto para conseguir el “año nuevo y vida nueva”.

  1. Un propósito ha de ser especifico (S), piensa que acción o tarea determinada quieres lograr. Este punto está conectado con lo que hemos comentado anteriormente, has de contestar el “qué” y “para qué”.
  2. El propósito ha de ser medible (M) para poder valorar como vas en cuanto a los resultados exactos que quieres alcanzar y cómo vas a ir comprobando tus avances.
  3. Siendo los más positivos del mundo, vamos a proponernos un propósito que sea alcanzable (A). Sería de locos si me propongo en estos momentos viajar a todos los continentes en 2021. No seria realista, con las restricciones de movimiento no puedo ni salir de la Comunidad Valenciana!!! Aunque haya cosas que dependan de otros, o incluso del entorno, la mayoría del plan de acción ha de estar en nuestras manos.
  4. Aquí viene una característica importante, los propósitos han de ser retadores (R). Será más fácil invertir tiempo, dinero y esfuerzo en planes que nos mantengan motivados. El ser humano por naturaleza se siente atraído por el descubrimiento, el progreso, crecimiento. Lo fácil, estático y conocido nos adormece. Necesitamos un poquito de dificultad para mantener el impulso de los nuevos propósitos.
  5. Para que no se nos vaya el santo al cielo, es imprescindible que diseñemos la estrategia para alcanzar nuestros propósitos con tiempos determinados (T). En nuestra vida cotidiana nos surgirán siempre imprevistos y urgencias que nos van robando el tiempo, las ganas y las fuerzas para seguir el plan trazado. Por ello es importante agendar las acciones que componen la estrategia de tus propósitos.

Ahora ya sabes las tres claves secretas para hacer realidad el refrán de “año nuevo, vida nueva”. Estas tres claves son sencillas, aunque a veces no es simple llevarlas a la práctica. Que esto no sea razón para tirar la toalla, si te encuentras bloqueado/a y estás buscando un impulso, tienes profesionales que te pueden facilitar el camino. Te invito que cuentes con ellos en tu estrategia y descubras la modalidad que te sea más cómoda para conseguirlo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Artículos relacionados

Gestión de conflictos y mediación

Qué es el conflicto organizacional? Causas-Síntomas- antídotos

Las organizaciones son un centro social que permite el contacto de multitud de personas. Cada una de ellas cuenta con una historia personal, unas inquietudes específicas y que defienden unos valores y creencias diferentes. Ante este panorama es fácil asegurar que los conflictos son inevitables.

la mesa de mediación

La mesa de mediación no la venden en IKEA

La mesa de mediación, es una mesa de paz y de futuro, donde el pasado se guarda en los cajones, para que deje sitio a soluciones nuevas, a visiones diferentes, a consensos encontrados.

Nos ponemos en contacto con las partes.

2

Envío dossier Sesión Informativa técnica y jurídica.

3

Acta final de mediación.

4

Sesiones online de Mediación

5

6

Envío enlace a la Sesión Inicial Constitutiva.